viernes, 24 de septiembre de 2010

Hidroponia Casera: Cuando Empezar

Creo que en todos mis hobbies, actividades y demás tengo una entrada de este tipo, así que en hidroponía no podía ser distinto; nunca me quedo con las ganas de expresarlo. Sobre todo en el caso de hidroponía, que llevo haciendo desde hace casi 10 años, he conocido muchas personas que siempre están esperando “el momento indicado”.

Para fines prácticos, el momento perfecto no llegará nunca. Siempre habrá algo que aprender, algo que hacer y algo que cambiar. Las tecnologías hidropónicas siempre están cambiando; hay nuevos materiales, nuevas ideas, sistemas de riego, semillas, soluciones nutritivas y mil cosas más.

Yo en lo particular, prefiero lo básico. Si funcionaba hasta para los babilonios, no veo porqué no funcione para ti. Aún así, el punto es que, para hacer un sistema hidropónico, siempre tendrás “peros”. Que no hay espacio, que todavía no sabes lo suficiente, que hay crisis mundial, que todavía no llegan los aliens, etc. En este aspecto, los humanos somos excelentes.

Nunca, y me refiero a NUNCA, tendrás todo es su lugar. Siempre encontrarás “algo” que te falta y que es la excusa perfecta para no empezar a hacer hidroponía. Aunque puedes usarla todas las veces que quieras, tú sabes que simplemente es porque todavía no es lo suficientemente importante para ti, o te da flojera.

El hacer hidroponía no es cuestión de tener lo mejor. Puedes empezar con un bote desechable de refresco de 3 litros, unas cuantas piedras pequeñas o arena gruesa y unos pedazos de tela. Aún con un frijolito, podrías tener una planta en poco tiempo y probar el sistema hidropónico que hemos usado desde la primaria.

Tener un sistema hidropónico no es algo complicado, ni siquiera se puede decir que es mucho trabajo. Aquí es un asunto de ganas. Hay miles de pequeños sistemas hidropónicos en línea que puedes bajar y la gran mayoría los puedes tener listos en un par de horas con materiales que hay en tu casa.

Conozco gente que lleva estudiando años y nunca ha tenido una planta. Yo leí un libro y me puse a sembrar. Ni siquiera busqué en Internet. Solo hice lo que me dijo el sentido común y las instrucciones que tenía a la mano.

Esto me llevó a cometer errores, pero también a tener mis primeras plantas, mis primeros sistemas hidropónicos y mis primeros frutos. Leer un libro o ver unas fotos en Internet es bonito, pero no se compara con ver tus propios logros, por pequeños que sean.

Si todavía no sabes todo, no te preocupes; las plantas son pacientes y te darán suficiente tiempo para irte acomodando. No te preocupes; el ver tus plantas creciendo y quedándose sin espacio te harán terminar de estudiar y entrar en acción.

Te puedo decir por experiencia que un par de meses de práctica te darán más conocimiento que seis de investigación, además de que podrás aplicar lo que vayas encontrando y te animarás más al ver tus plantas.

Nada como ver lo que puedes hacer para que no te falte motivación. La clave de la perfección es la práctica. Empieza cuanto antes y lo demás se dará solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada